viernes, 25 de mayo de 2012

Así que... vamos a aprender japonés =D

.-
Resulta que en los próximos días, volveré después de muchos años, a estudiar esta bonita lengua que es el japonés. Por mi cuenta, claro.
Lo había dejado,  debido a que tenía que atender otras obligaciones y porque tenía que enfocarme al inglés y al noruego. Por aquéllos entonces también estaba estudiando por mi cuenta el chino y el koreano, pero sin mucho éxito, ya que ambos idiomas se me hacían muy difíciles. El chino por un lado, se me hacía "feo" al oído, y se me dificultaba mucho diferenciar y pronunciar los sonidos de la s, q, x, c, ch, sh, zh... Para eso se requiere  a) haber nacido chino, b) que a uno le implanten el programa tipo matrix, o 3) tener un tutor y ponerle atención absoluta. 

sí, claro, las primeras palabras y frases en chino, són fáciles, y aún y con que uno logre aprender muchas cosas, en la práctica todos los chinos hablan rápido, mal , acortando y abreviando palabras y escriben como si fueran médicos y dieran prescripciones con las patas

En la parte escrita sí me llegué a defender y no se me dificultaba memorizar los ideogramas o hanzi. Esto, por dos razones, una porque me ponía en "friega loca" a hacer planas de o los caracteres que me quería memorizar y dos, debido a que estaba acostumbrado a memorizar detalles visuales, lo cual aplicaba más a las actividades artísticas como son el diseño, el dibujo y la ilustración. 
Pero el caso es que también dejé el chino por la paz y hasta me desanimé, creyendo que jamás lo aprendería (hehe, ingenuo). 

En el caso del koreano, su alfabeto, el hangeul me resultó exageradamente sencillo de aprender, de hecho me lo memoricé en 10 minutos y las reglas de escritura en media hora, más o menos. (Quizá porque ya me sabía unos 500 ideogramas o hanzi)
En aquél entonces no había en internet, literatura disponible en español para aprender el koreano y lo único que encontraba eran copias del mismo texto repetido por todas partes en las que se limitaban a decir características muy vagas del idioma. No obstante, en la parte hablada, y en las palabras mismas, me resultaba horrible y confuso. Sobre todo las contracciones de vocales y consonantes, las sílabas como "eun" "eul" "eon" "yeol" "pyeong" "gweul" "nya" etcétera. 
Aún así, se le reconoce al Gran Sejong haber sido un Gran Genio por haber inventado el alfabeto más estético, práctico, lógico y artístico del mundo...

Hasta la fecha me cuesta mucho memorizar palabras koreanas, expandir el vocabulario, y creo que eso es un elemento importantísimo para aprender un idioma: que te guste. 
A pesar de estar familiarizado con ambos idiomas, debido a canciones, películas, series, programas de radio, lalalá, nada más no daba piel con bola. 

Pero con el japonés no resultaba ni resulta así. El japonés me resulta más atractivo, más bello, más limpio. ¿A qué me refiero? De que me resulta muy cómodo y fonéticamente muy armónico. Esto es, hay armonía entre consonantes y vocales, están muy bien distribuidas, es casi como el zen mismo. Equilibrio. 

Es decir, no tenemos palabras que tengan triple o cuádruple consonante (o más) de manera seguida, como en el noruego por ejemplo, que tenemos palabras como "Angst" (miedo, angustia, con cuatro consonantes seguidas), blekksprut (pulpo, con cinco), o incluso con las palabras compuestas derivadas de "angst" como "angstskrik" (grito de terror, con ¡Siete consonantes seguidas!) y el colmo del horror gramatical "angstfylt" (lleno de miedo ¡OCHO! consonantes ¡Esto sí es Terror!) o como en el islandés dvergschnauzer (perrito schnauzer enano, con seis) y supongo que si fuesen palabras alemanas serían hasta 10, 11, 12... No, no, no, supongo que hasta snshtrksjfgjleisenzs ha de ser una palabra... pero como no sé alemán...ufff...

Pero con el japonés no pasa así. Como decía poco más arriba, hay suavidad entre sus palabras, en el acomodo y decoro de vocales y consonantes. Tan sólo piensa en "Monogatari" (物語,cuento) M-o-n-o-g-a-t-a-r-i (vocal -consonante -vocal...), sakura ( árbol de cerezos), Kagami (, espejo), e incluso si hay dos consonantes juntas, no suena mal, suena bello, como de hecho, en la palabra bello, hermoso: utsukushi 美しい...
Suena a poesía misma.
o palabras como karasu Tengu, hehe...

Es igual que con el acto de observar, es difícil observar un charco de vómito añejado de 3 días con larvas, moscas e indicios de heces fecales. Pero resulta fácil, hermoso, hipnotizante, agradable, irresistible, observar los ojos de la persona amada.  

En la cuestión escrita ¡Oh! la misma escritura japonesa es poesía. Es arte puro. Y al provenir de raíces chinas...es toda una odisea poetica, tanto para los amantes de la literatura, la poesía o de las artes visuales. 

Pondré un sencillo y humilde ejemplo (y también para no alagrar este post), la palabra ""kokoro (こころ) significa corazón, pero va ligado a mente, pensamiento, alma, espíritu (además de sentimientos, sensaciones y emociones) y está en muchas palabras tales como 思想 shisō (pensamiento, idea), 思い omoi (おもい [sentimiento]), etc. Si escudriñamos el kanji de esta última palabra, compuesto por dos kanjis, vemos que:

.............................思 = 田 + 心

..................................
..................................

El primer kanji ta (た) significa campo, campo de arroz, arrozal, tierra, granja) y el segundo, como ya vimos (kokoro) significa corazón, pero también está relacionado con el alma, el pensamiento, el proceso de reflexión y de sentir. 
Por lo tanto cuando estos dos ideogramas se juntan, forman la palabra 思い (おもい omoi), del verbo 思う (おもう, omou) que es reflexionar, pensar, creer (Lo cual en el español, van también más o menos de la mano)

Me viene a la mente también (debido al ideograma del corazón) y aunque no es del idioma japonés, sino del chino mandarín, la palabra nín (Usted), que aunque ya cayó en casi total desuso, es la forma honorífica, formal, de la palabra ni (Tú). 您 encierra belleza, respeto. Está formada por 2 ideogramas (3 de hecho): ni que es "tú" que va encima de  xin (corazón, pensamiento, mente).En su forma escrita da a entender que "Tú estás presente en/sobre/ dentro del corazón, del pensamiento). Esto es algo que no se da en el español, y que a pesar de ser nuestro idioma más "desarrollado" - en cuanto a gramática se refiere - en comparación con el mandarín, jamás se da esta situación.

Y por cierto, ya que estaba rememorando lo del koreano también, supongo que el sufijo nim ( [sufijo que se aplica para denotar respeto, aprecio, afecto]) pudo haberse derivado de esta bella palabra que es 您 nin, así como también la pronunciación de (Shim, corazón en coreano) pudo provenir - supongo - del mandarín  心 xīn.

Todo el material del que podamos disponer es bueno. Incluso los juegos infantiles nos son de gran ayuda, ya que refuerzan la asociación visual con la sonora.
Imagen de: http://itunes.apple.com/th/app/lingupingu-free-ri-ben-yu/id467380857?mt=8

Y bien, en lo que estaba en un principio. Ahora que voy a volver a estudiar japonés, he de elegir un sistema. Para cada idioma que queramos aprender, debe de haber un sistema. No siempre funciona lo mismo para todos. En el caso de estos idiomas donde tienen que aprenderse dos silabarios distintos y todo un sistema complejo de ideogramas o kanjis... hay que empezar por lo más fácil, por lo sencillito. Recordar nuestros primeros añitos de vida. Empezar por aprender a expresarnos como si fuéramos bebés y estuviéramos descubriendo el mundo. 
Comenzar por aprender las palabras más fáciles que aprendímos... "mamá, papá, hermano, hermana, casa, hambre, agua, pipi, popó, dormir, quiero, no quiero, hola, gracias, con gusto, adiós, perro, gato, pájaro, más, menos" y entonces aprender a contar, del 1 al 10, del 10 al 20. Ya cuando tengamos la habilidad de formular expresiones neanderthales elementales, ahora sí, aprender el a-e-i-o-u...que en este caso correspondería al hiragana, el cuál es varias veces nuestro simple a-e-i-o-u. Y a darle duro-y-dale con las palabras que ya sabemos, y a darle duro con el hiragana, después de eso, aprender más vocabulario, sinónimos, antónimos "día-noche", "frío-caliente", "grande-pequeño" que son palabras que también son fáciles de escribir tanto en hiragana como en kanji. 
Una vez que logremos formar un vocabulario de 100 a 200 palabras, entonces sí, comenzar con algunos kanjis, con los más sencillos y de menos trazos. Y como no somos niños, no está de más que analicemos la estructura de los kanjis, es decir, las palabras que conforman las palabras, los ideogramas que conforman los ideogramas. Palabras siempre sencillas, esenciales. 
Hiragana didáctico. Imagen obtenida de http://seoulkyc.or.kr/blog/

Ser lúdicos, asociar las palabras con figuras del mundo. Por ejemplo, si tenemos el kanji de papá 父 (chichi), lo podemos asociar con un sin fin de cosas (aunque ciertamente ya hay una asociación, una historia detrás de cada kanji, pero como aún no las sabemos, asociarlas con algo que nuestra imaginación pueda relacionarla) por ejemplo, aqí 父 puedo ver tanto un papá que está levantando a su hijo entre brazos, como si el niño hubiese llegado corriendo y el padre, alegre lo alzara al aire para jugar con él. O bien, siendo un poco más feos, una carita triste, del papá que está diciendo para sus adentros "chingao chamaco, aún no se cansa, ya viene otra vez a joderme. Igual tenemos el kanji 母 (haha) de mamá, podemos pensar que como somos chiquitos, pequeños, estamos a la altura de la las rodillas de nuestra progenitora, por lo tanto, vemos solamente la mitad inferior de su kimono, ( el rectangulito vertical es el cuerpo, la línea horizontal que la atraviesa es su cinturón y las partículas o rayitas diagonales encerradas en cada cuadrito son decorados muy abstractos del kimono) o quizás podemos imaginar que es una cara deformada y las rayitas diagonales equivalen a los ojos de la señora que está enojada porque andamos haciendo rabietas y destrozos por la casa, y las líneas verticales que sobresalen del lado derecho forman la boquita abierta de mamá que se está quejando. O bien, podemos imaginar que se trata de la cómoda que mamá no quiere que toquemos.
Un sin fin de asociaciones que podemos darle, el chiste es usar nuestra bellísima materia gris para acelerar el proceso de aprendizaje, usar la imaginación.

Entonces, ya luego cuando "pasemos de grado" meternos con la gramática, aprender verbos, con algunas conjugaciones, adjetivos, frases sencillas, sentencias, y también, claro, importantísimo, hablar con propiedad y "respeto" el respeto es una cosa importantísima. Aprender los sufijos correspondientes para hombres, mujeres, niños, mayores, clientes, ancianos, etcétera. Ya luego meterse con el katakana, los kanjis, el estudio del significado y raíz de cada uno de los kanjis, caligrafía, doble etcétera...

Y por último y no menos importante, empaparse del idioma. Escuchar siempre canciones japonesas, ver series, animes, sintonizar la radio, ver películas, escuchar, practicar, recordar y repasar mentalmente y así. Familiarizarse. 

Y mmmh... quería poner unos ejemplos más, escrutando algunas palabras de paso, pero como ya me explayé de más, hasta aquí le dejo. Es muy probable que de ahora en adelante retome el tema y de que , a modo de avance personal, comparta las lecciones que me impondré para reforzar mi estudio y de paso aportar algo a quien esté en el mismo camino =). Sí.
Sin más por ahora, arigato gozaimasu, y bonito fin de semana =D.
Gracias. 
.

1 comentario:

queimporta nolesinteresa dijo...

en el kanji de "papá" ves a un papá levantando a su hijo entre brazos... okeeeeeeeeey, emmm haber rolala para andar iguales... por q de verdad q andas ya en otro plano astral de alucine, y procura no consumirla si no la puedes controlar.

Compartir

 
Creative Commons License
This obra by Arturos (Basiliskus) is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 México License.
Based on a work at basiliskus.blogspot.com.